Dióxido de Carbono CO²

El dióxido de carbono (CO²) es un gas incoloro e inodoro que se halla en la atmósfera de forma natural; el CO² hace posible procesos vitales de plantas y animales tales como la fotosíntesis y la respiración celular, así como el mantenimiento de una temperatura tolerable, siendo por tanto imprescindible para el desarrollo de la vida.

Sin embargo, un exceso de este gas en la atmósfera terrestre puede conllevar alteraciones del clima (cambio climático), ya que incrementa el llamado efecto invernadero. Este fenómeno evita que el calor aportado por la radiación solar sea liberado al espacio, contribuyendo al calentamiento de la superficie terrestre.

 

 

   FUENTES

Este compuesto químico se origina en dos tipos de fuentes: las antropogénicas (resultado de actividades humanas) y las naturales. El exceso de CO² en la atmósfera se debe principalmente al resultado de actividades humanas.

FUENTES ANTROPOGÉNICAS

En general, las emisiones de CO² basadas en Análisis de Ciclo de Vida, son las liberadas de los procesos de creación, modificación, transporte, almacenamiento, uso, reciclaje o disposición de bienes y servicios.

Combustión de combustibles fósiles

El uso de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural), es la principal fuente de producción de CO², contribuyendo a más de la mitad de las emisiones de origen antropogénico. Este fenómeno tiene lugar en los siguientes procesos:

  • Producción de energía a partir de la combustión del petróleo y del carbón, o sus derivados.

  • Combustión en calderas y vehículos.

  • Refino de hidrocarburos.

  • Producción de coque a partir de la combustión de hulla.

  • Metalurgia.

  • Producción de cemento.

  • Fabricación de vidrio, productos cerámicos, pasta de papel, etc.

Deforestación

La tala y combustión de bosques contribuyen al aumento de las emisiones de dióxido de carbono.

FUENTES NATURALES

Los océanos, la tierra y la atmósfera intercambian dióxido de carbono continuamente, produciéndose un equilibrio natural entre el CO² emitido y el absorbido en procesos tales como la respiración de animales y humanos, la fotosíntesis de las plantas, las erupciones volcánicas, etc. Las emisiones de CO² resultantes de actividades humanas alteran este equilibrio natural.

   EFECTOS

EFECTOS SOBRE LA SALUD

El dióxido de carbono potencia el efecto invernadero y el calentamiento global, el cual puede tener efectos sobre la salud humana, aunque únicamente las elevadas concentraciones de CO² en locales cerrados pueden ser peligrosas.

EFECTOS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

Efecto invernadero

Un exceso de dióxido de carbono en la atmósfera produce la alteración del equilibrio entre la radiación solar entrante y la radiación infrarroja saliente pues evita su liberación, contribuyendo así al calentamiento de la superficie terrestre. Es de destacar la elevada permanencia del CO² en la atmósfera, tardando años en desaparecer, por lo que sus efectos ambientales se prolongan en el tiempo.

El calentamiento global da lugar a alteraciones en el clima como sequías, temperaturas extremas, tormentas e inundaciones, con importantes consecuencias como la pérdida de biodiversidad en los ecosistemas sensibles al incremento de temperatura, la desaparición de hielo en los casquetes polares, etc.

  REGLAMENTACIÓN

Protocolo de Kyoto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (segundo periodo 2013-2020).

Directiva 2003/87/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de octubre de 2003, por la que se establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en la Comunidad y por la que se modifica la Directiva 96/61/CE del Consejo.

Directiva 2009/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de abril de 2009 por la que se modifica la Directiva 2003/87/CE para perfeccionar y ampliar el régimen comunitario de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

Ley 1/2005, de 9 de marzo, por la que se regula el régimen del comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

Ley 13/2010, de 5 de julio, por la que se modifica la Ley 1/2005, de 9 de marzo, por la que se regula el régimen del comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, para perfeccionar y ampliar el régimen general de comercio de derechos de emisión e incluir la aviación en el mismo.

   ALGUNOS CONSEJOS

Utiliza el transporte público o la bicicleta para tus desplazamientos urbanos.

Ahorra en el consumo de energía eléctrica, de este modo contribuirás indirectamente a la reducción de emisiones de CO².

Un aislamiento térmico adecuado de tu vivienda produce importantes ahorros de energía en calefacción y aire acondicionado.

Recicla vidrio, papel, cartón y latas, así ayudarás a reducir el consumo de energía necesario para su fabricación.

Las energías renovables (solar, eólica, geotérmica, etc.) mitigan el cambio climático, pues al obtenerse de fuentes naturales tienen un factor cero de emisiones de CO².

Existen productos que cuentan con etiquetados llamados Declaraciones Ambientales de Producto con información sobre la cantidad de CO² emitido en su fabricación, uso, mantenimiento o eliminación.

 

Referencias

Buldair (ADEME (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía).
(http://www.buldair.org/taxonomy/term/130)

Programa de la Comisión Europea para reducir el cambio climático.
(http://ec.europa.eu/clima/sites/campaign/pdf/toolkit_es.pdf)


La información contenida en este documento es propiedad del Instituto Valenciano de la Edificación, y por tanto todos los derechos están reservados. Sólo está autorizado el uso personal no-comercial.