Componentes orgánicos volátiles (COV)

Los Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) son sustancias que contienen carbono y uno o más de los siguientes elementos: hidrógeno, halógenos, oxígeno, azufre, fósforo, silicio, nitrógeno, cloro, o flúor; además, presentan una elevada volatilidad, por lo que se presentan en estado gaseoso como resultado de la evaporación de sustancias orgánicas a temperatura ambiente.

Los COV se pueden agrupar en diferentes familias según su composición química:

  • hidrocarburos, formados únicamente por hidrógeno y carbono, tales como alcanos (metano, etano, hexano), alquenos (eteno, propeno, isopreno), aromáticos (benceno, tolueno), etc.;

  • aldehídos (formaldehído, acetaldehído, acroleína);

  • cetonas (acetona);

  • ácidos libres (ácido fórmico, ácido acético);

  • alcoholes (metanol);

  • éteres, etc.;


Por otro lado, los Compuestos Orgánicos Volátiles No Metánicos (COVNM), no incluyen el metano (CH4), dado que su reactividad en la atmósfera es despreciable. Los COVNM (principalmente los hidrocarburos) provocan la formación de ozono troposférico al reaccionar con la luz solar.

La mayoría de las emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles es de origen natural.

 

   FUENTES

Estos compuestos químicos se originan en dos tipos de fuentes: las antropogénicas (resultado de actividades humanas) y las naturales.

Existe mayor concentración de Compuestos Orgánicos Volátiles en el interior de los locales debido al gran número de fuentes en interiores.

FUENTES ANTROPOGÉNICAS

Vehículos de motor

Es la principal fuente de los Compuestos Orgánicos Volátiles No Metánicos (hidrocarburos alcanos, alquenos, aromáticos y aldehídos). En concreto, los motores diésel emiten alquenos, mientras que los motores de gasolina son fuente de alcanos e hidrocarburos aromáticos. También destaca la evaporación de combustible en depósitos y en estaciones de servicio.

Fabricación de pinturas, barnices y otros productos

Los Compuestos Orgánicos Volátiles son utilizados en la fabricación de muchos productos, muebles y materiales de decoración: pinturas, barnices, pegamentos, limpiadores, aglomerado, alfombras, nuevos tejidos.

Procesos industriales

Durante los procesos desarrollados en las industrias siderúrgica, de la madera, cosmética y farmacéutica son emitidos componentes orgánicos volátiles. Concretamente el uso de disolventes orgánicos es una importante fuente de COV.

FUENTES NATURALES

Vegetación

La vegetación natural representa más del 87% de las emisiones totales de COV. El compuesto principal que se emite es isopreno (hidrocarburo de tipo alqueno), a partir de un gran número de especies de hoja caduca, seguido de los hridrocarburos oxigenado. Estas emisiones dependen de la radiación solar y la temperatura.

A diferencia de las emisiones antropogénicas, mucho más concentradas especialmente cerca de las industrias, las emisiones naturales se dispersan en áreas mayores.

   EFECTOS

EFECTOS SOBRE LA SALUD

Los Compuestos Orgánicos Volátiles producen daños principalmente por vía respiratoria aunque también pueden entrar a través de la piel. Según el compuesto, los efectos pueden ser problemas respiratorios, irritación de piel, ojos, garganta, membranas mucosas y sistema pulmonar, mareos, náuseas, etc.

El benceno, el cloruro de vinilo y el dicloruro de etileno son compuestos extremadamente peligrosos para la salud. En general, los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) son compuestos clasificados como probablemente cancerígenos para los humanos.

Por otro lado, dado que los COV son compuestos precursores del ozono troposférico, también son responsables de los daños que éste causa sobre la salud (desde leves efectos en el sistema respiratorio a alergias o incluso mortalidad prematura).

EFECTOS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

Los Componentes Orgánicos Volátiles No Metánicos contribuyen a la producción de ozono troposférico, por lo que contribuyen indirectamente al calentamiento global y a los efectos directos del ozono sobre la vegetación. En particular, sustancias como el acetaldehído, la anilina, el tricloroetileno, etc., pueden causar daños significativos al medio ambiente. Algunos COV, como el tetracloruro de carbono, son compuestos que afectan al fenómeno de disminución de la capa de ozono. Otros compuestos como el ácido fórmico o el ácido acético contribuyen a la acidez del agua de lluvia debido a su alta solubilidad.

  REGLAMENTACIÓN

Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire.

Real Decreto 117/2003, de 31 de enero, sobre limitación de emisiones de compuestos orgánicos volátiles debidas al uso de disolventes en determinadas actividades.

Real Decreto 227/2006, de 24 de febrero, por el que se complementa el régimen jurídico sobre la limitación de las emisiones de compuestos orgánicos volátiles en determinadas pinturas y barnices y en productos de renovación del acabado de vehículos.

   ALGUNOS CONSEJOS

Al elegir productos (construcción, decoración, hogar), recopila información de los fabricantes sobre sus posibles emisiones químicas y su uso adecuado.

 

Referencias

Observatoire de la qualité de l'air intérieur
(http://www.oqai.fr/ObsAirInt.aspx?idarchitecture=182)

Department for environment, Food and Rural Affairs. UK Government.
(http://uk-air.defra.gov.uk/documents/What_are_the_causes_of_Air_Pollution.pdf)

Buldair (ADEME (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía).
(http://www.buldair.org/taxonomy/term/130)

Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. Generalitat Valenciana
(http://www.agricultura.gva.es/web/calidad-ambiental/calidad-del-aire)

Programa de la Comisión Europea para reducir el cambio climático.
(http://ec.europa.eu/clima/sites/campaign/pdf/toolkit_es.pdf)


La información contenida en este documento es propiedad del Instituto Valenciano de la Edificación, y por tanto todos los derechos están reservados. Sólo está autorizado el uso personal no-comercial.