Metano (CH4)

El metano es un tipo de hidrocarburo en forma de gas a temperaturas y presiones ordinarias, formado por átomos de carbono e hidrógeno; de fórmula química CH4, el metano es el hidrocarburo emitido a la atmósfera en mayor cantidad. En general, los hidrocarburos son contaminantes primarios que favorecen la formación de reacciones fotoquímicas, dando lugar a contaminantes secundarios. Bajo la acción de la luz solar, el metano es precursor de CO y ozono troposférico (O³).

Su elevada concentración en la atmósfera se debe a su considerable producción natural. La vida media de este compuesto es de unos veinte años.

El metano es extraído de la atmósfera principalmente por los radicales hidroxilo (OH) presente en la troposfera, la oxidación en la estratosfera, la absorción por el suelo, etc.

 

 

   FUENTES

Este compuesto químico se origina en dos tipos de fuentes: las antropogénicas (resultado de actividades humanas) y las naturales. Las fuentes antropogénicas son responsables aproximadamente del 50% de producción de metano.

FUENTES ANTROPOGÉNICAS

Minas de carbón

El metano se libera en los procesos de explotación de las actividades mineras carboníferas. Llamado comúnmente grisú, es muy peligroso ya que es fácilmente inflamable y explosivo.

Industria del gas natural y del petróleo

El metano constituye hasta el 97% del gas natural. El metano puede ser emitido a la atmósfera durante la utilización o el transporte del gas natural.

Asimismo, el metano se utiliza en procesos químicos industriales (materia prima elegida para la producción de hidrógeno, metanol, ácido acético y anhidro acético) y de producción eléctrica (combustible en las turbinas de gas o en generadores de vapor), pudiendo existir fugas.

Procesos de combustión

Los motores de vehículos son emisores de metano.

Descomposición de material orgánico

La materia orgánica se descompone en ausencia oxígeno y en presencia de bacterias dando lugar al metano. Esto puede producirse en entornos no naturales tales como plantaciones de arroz, lagos de las represas tropicales, explotaciones ganaderas (debido al procesos de digestión y defecación de los animales), vertederos de residuos orgánicos, lugares de digestión anaeróbica de la biomasa.

FUENTES NATURALES

Descomposición de material orgánico

El metano es el producto final de la putrefacción de la materia orgánica en ausencia de oxígeno. Esto suele producirse en ambientes naturales que se inundan tales como zonas pantanosas o bosques tropicales.

Asimismo, la actividad de las termitas sobre la madera produce metano.

Emisiones vegetales

La materia viva vegetal emite grandes cantidades de gas metano.

   EFECTOS

EFECTOS SOBRE LA SALUD

En general, cuando los hidrocarburos se inhalan en gran cantidad pueden ocasionar trastornos en el sistema respiratorio irritando las membranas mucosas.

En particular, en espacios cerrados, el metano produce mareos, fatiga, náuseas, dolor de cabeza, respiración irregular, e incluso asfixia, ya que desplaza al oxígeno. Si hay edificios construidos cerca de vertederos, el metano desprendido puede penetrar en su interior y exponer a los ocupantes a niveles significativos.

Si el metano entra en ignición, el principal peligro para la salud son las quemaduras que puede provocar, ya que es un gas altamente inflamable y puede formar mezclas explosivas con el aire. El metano reacciona violentamente con oxidantes, halógenos y algunos compuestos halogenados.

EFECTOS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

En general, los hidrocarburos que provienen de la atmósfera al depositarse en la superficie del suelo quedan retenidos, alterando las características del mismo, y por tanto, pueden afectar a la vegetación.

El metano es un gas de efecto invernadero relativamente potente que contribuye al calentamiento global del planeta, pues retiene parte de la energía que la superficie planetaria emite por haber sido calentada por la radiación electromagnética del sol.

  REGLAMENTACIÓN

Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire.

Directiva 2008/50/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de mayo de 2008 relativa a la calidad del aire ambiente y a una atmósfera más limpia en Europa.

   ALGUNOS CONSEJOS

Instala detectores de gas para reconocer las concentraciones peligrosas de metano.

Reduce el uso del coche, especialmente durante el verano, y realiza un adecuado mantenimiento.

Adquiere vehículos con filtro de partículas para los motores diésel.

En vertederos de residuos orgánicos, es recomendable la captación y posterior aprovechamiento energético del metano.

Es posible capturar el metano producido en las actividades ganaderas para generar electricidad.

La putrefacción anaeróbica de las plantas se puede aprovechar para producir biogás.

En la extracción de combustibles fósiles es posible almacenar el metano para reaprovecharlo formando gas natural.

 

Referencias

Buldair (ADEME (Agencia Francesa de Medio Ambiente y Gestión de la Energía).
(http://www.buldair.org/taxonomy/term/130)

Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Gobierno de España.
(http://www.magrama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/atmosfera-y-calidad-del-aire/)

Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. Generalitat Valenciana
(http://www.agricultura.gva.es/web/calidad-ambiental/calidad-del-aire)


La información contenida en este documento es propiedad del Instituto Valenciano de la Edificación, y por tanto todos los derechos están reservados. Sólo está autorizado el uso personal no-comercial.