Ácaros

Los ácaros del polvo son una subclase de arácnidos que se desarrollan en el polvo doméstico y se alimentan de escamas de la piel humana. Su desarrollo es óptimo a una temperatura entre 15 y 25 ° C y una humedad relativa entre 65 y 80%. Las sustancias alergénicas se encuentran principalmente en las heces de los ácaros y los restos de ácaros muertos, micropartículas de 5 micras que penetran profundamente en los pulmones.

La mayoría de los ácaros no son visibles para el ojo humano y alcanzan unos pcos milímetros de longitud (entre 0,2 y 0,5 mm).

 

 

   FUENTES

Los ácaros están presentes en los lugares donde van a alimentarse (en el polvo) y donde puedan vivir y reproducirse (calor y humedad): ropa de cama (colchones, edredones, almohadas,etc.), sofás y sillones de telas, tapizados, alfombras y moquetas.

   EFECTOS SOBRE LA SALUD

Los pacientes alérgicos a los ácaros del polvo pueden sufrir múltiples efectos: asma (dificultad para respirar, sibilancias, tos), rinitis (secreción nasal, estornudos), alergia ocular, conjuntivitis.

Los síntomas suelen ser perennes, es decir, se producen durante todo el año, aunque pueden experimentar exacerbaciones en primavera y en otoño.

Los ácaros son capaces también de contaminar determinados alimentos elaborados con harinas enriquecidas utilizadas para rebozados o repostería y producir cuadros de anafilaxia (la manifestación más grave de la alergia).

  REGLAMENTACIÓN

No existe.

   ALGUNOS CONSEJOS

Elimina del dormitorio las alfombras y todos los objetos que acumulen polvo.

Coloca fundas anti-ácaros en colchones y almohadas (deben aspirarse durante 10 minutos una vez al mes y exponerlos al sol durante 30 minutos 2 o 3 veces al año).

Reduce la humedad relativa (entre el 45 y 60%) en toda la casa, o al menos en el dormitorio.

Mantén una temperatura promedio de 18 a 20 °C como máximo.

Evita la acumulación de polvo, en la que los ácaros forman nidos.

Pasa la aspiradora y limpia regularmente los sofás, las alfombras y moquetas; utiliza aspiradoras equipadas con filtros HEPA, que atrapan las partículas finas y son lavables. La contaminación de alfombras y moquetas puede ser verificada por una prueba Acarex (de venta en farmacias).

Lava la ropa con frecuencia; al menos una vez a la semana la ropa de cama con agua caliente, a más de 50º C.

Revisa periódicamente la vivienda y repara los problemas de humedad que se detecten.

Conserva las harinas en la nevera en botes herméticamente cerrados.

 

Referencias

Observatoire de la qualité de l'air intérieur
(http://www.oqai.fr/ObsAirInt.aspx?idarchitecture=182)

Consejeria de Sanidad. Gobierno de Canarias.
(http://www.gobiernodecanarias.es/sanidad/noticiashow.aspx?id=151434)


La información contenida en este documento es propiedad del Instituto Valenciano de la Edificación, y por tanto todos los derechos están reservados. Sólo está autorizado el uso personal no-comercial.