Óxidos de nitrógeno (NOx)

El monóxido de nitrógeno (NO) se obtiene de los fenómenos de combustión a alta temperatura por la oxidación del nitrógeno atmosférico.

El dióxido de nitrógeno (NO2) es, por su parte, un contaminante denominado secundario, ya que proviene principalmente de la oxidación atmosférica del NO.

 

 

   FUENTES

Su presencia en las estancias interiores se debe a los procesos de combustión llevados a cabo en:

  • fuentes externas: industrias, calefacciones domésticas, tráfico de automóviles, y

  • fuentes internas: aparatos de gas (cocinas, hornos, calderas, calentadores de agua, estufas de queroseno) y, en menor medida, estufas de leña o gasolina, y el humo del tabaco.

Los niveles elevados de contaminantes generados por combustión suelen proceder de aparatos de combustión mal ventilados o con un mantenimiento deficiente.

Los calentadores de queroseno y de gas no ventilados emiten cantidades importantes de CO, CO2, NOx, SO2, partículas y formaldehído.

Las cocinas y hornos de gas también liberan estos productos directamente al aire interior.

En condiciones de funcionamiento normales, los calentadores de aire a presión con calefacción por gas y los calentadores de agua no deben liberar productos de combustión al aire interior del edificio. Ahora bien, puede producirse un escape y reflujo de gases de combustión en aparatos defectuosos cuando la habitación está despresurizada debido a la confluencia de los sistemas de escape y a ciertas condiciones meteorológicas.

   EFECTOS SOBRE LA SALUD

Aunque estudios experimentales en animales y en seres humanos muestran una toxicidad real de dióxido de nitrógeno, los resultados de los estudios epidemiológicos no son tan concluyentes.

Son conocidas las consecuencias pulmonares en seres humanos y animales por exposición controlada a altas concentraciones de dióxido de nitrógeno, pero está mucho menos demostrado a través de estudios epidemiológicos el impacto en la salud de las bajas concentraciones.

Las personas asmáticas son un grupo sensible al dióxido de nitrógeno: la exposición al NO2 conduce a la alteración de la función pulmonar y al aumento de la sensibilidad de las vías respiratorias a la broncoconstricción.

  REGLAMENTACIÓN

Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación. Documento Básico Salubridad Sección 3 Calidad del aire interior:

El Documento Básico establece la obligatoriedad de evacuar el aire viciado del interior de las viviendas por la cubierta del edificio.

Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios.

El Reglamento establece la obligatoriedad de evacuar los productos de combustión de las calderas de los edificios plurifamiliares por la cubierta, para limitar el riesgo de contaminación del aire interior y del entorno exterior en fachadas y patios.

Asimismo fomenta la instalación de calderas que permitan reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno y otros contaminantes, para mejorar la calidad del aire de las ciudades y facilitar el cumplimiento de compromisos ratificados por España, tanto internacionales (especialmente el Convenio de Ginebra sobre la contaminación transfronteriza a larga distancia) como comunitarios (en particular, la Directiva de Techos Nacionales de Emisión).

Real Decreto 1826/2009, de 27 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio.

Prohíbe la instalación a partir del uno de enero de 2010 de calderas individuales a gas de hasta 70 kW de tipo atmosférico.

Real Decreto919/2006, de 28 de julio, por el que se aprueba el Reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias ICG 01 a 11. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Real Decreto 1523/1999, de 1 de octubre, por el que se modifica el reglamento de instalaciones petrolíferas, aprobado por real decreto 2085/1994, de 20 de octubre, y las instrucciones técnicas complementarias MI-IP03, aprobada por el real decreto 1427/1997, de 15 de septiembre.

   ALGUNOS CONSEJOS

Utiliza y mantén la campana situada sobre la cocina de gas.

Mantén la ventilación adecuada de las estancias donde haya aparatos de gas:

Las rejillas de ventilación deben estar en perfectas condiciones. No las obstruyas en ningún caso.

El tubo de salida de los gases es fundamental para el buen funcionamiento de los aparatos. Haz que te lo instale un especialista, siguiendo la normativa.

Haz un buen uso y presta atención a tu instalaciones de gas:

El buen estado de la llama (estable y azul) demuestra una buena combustión.

Vigila el estado de los tubos flexibles de los aparatos.

Mantén las instalaciones al día:

La compañía distribuidora debe realizar una inspección periódica de las instalaciones de gas y el usuario facilitar el acceso para poder realizarla.

Pon las instalaciones de gas en manos de profesionales:

Sólo una empresa instaladora autorizada puede hacer o modificar una instalación de gas.

Si encuentras alguna anomalía en los aparatos o en la instalación de gas natural, llama al servicio técnico del fabricante del aparato o a una empresa instaladora autorizada para corregirlo lo antes posible.

 

Referencias

Observatoire de la qualité de l'air intérieur
(http://www.oqai.fr/ObsAirInt.aspx?idarchitecture=182)

Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. "Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo". 1998.

Gas Natural Distribución. Consejos de uso
(http://www.gasnaturaldistribucion.com/es/inicio/negocio/seguridad+y+urgencias/1285341048724/consejos+de+uso.html)


La información contenida en este documento es propiedad del Instituto Valenciano de la Edificación, y por tanto todos los derechos están reservados. Sólo está autorizado el uso personal no-comercial.