Plomo

El plomo es un elemento natural que se encuentra en pequeñas cantidades en la corteza terrestre. Es un metal pesado y tóxico, causante de una diversidad de trastornos, sobre todo en niños pequeños.

El plomo y sus derivados (sales de plomo, blanco de plomo, etc.) han sido ampliamente utilizados durante siglos en el mundo para el suministro de agua, pinturas, combustibles, etc..

 

 

   FUENTES

Las concentraciones de plomo en la atmósfera son generalmente muy bajas y el aire no es la principal vía de contaminación. Las principales fuentes potenciales de plomo son:

  • Pintura: las casas antiguas pueden tener pintura a base de plomo. El plomo de la pintura, incluyendo el polvo contaminado con plomo, es una de las causas más comunes de la intoxicación por plomo. La pintura con plomo puede estar presente bajo las capas de pintura más reciente. Si la pintura está en buen estado, la pintura con plomo no suele ser un problema. El deterioro de la pintura a base de plomo (desprendimientos, roturas o humedad) es un peligro y requiere atención inmediata.
    También puede ser un peligro cuando se encuentra en superficies que los niños puedan morder o que reciben desgaste y desgarre, tales como: ventanas, puertas y marcos, escaleras, pasamanos, etc.

  • Polvo: El plomo puede encontrarse en el polvo doméstico como resultado del deterioro de la pintura a base de plomo y la introducción de la tierra contaminada con plomo o incluso de polvo de plomo en la ropa usada en un sitio de trabajo. Las actividades de renovación, reparación o pintura pueden generar polvo con plomo tóxico cuando se alteran las superficies pintadas o demolidas.

  • Suelos: el plomo es de origen natural, y se puede encontrar en altas concentraciones en algunas áreas. Los suelos pueden contaminarse cuando la pintura del exterior de los edificios cae al suelo, por el uso de gasolina con plomo en los automóviles, o por su origen industrial.
    El plomo en el suelo puede ingerirse como resultado de ponerse la mano a la boca, que es común en los niños, y de comer verduras que pueden haber tomado el plomo del suelo en el jardín.
    El plomo en el suelo también puede ser inhalado si se vuelver a suspender en el aire.

  • Productos: los juguetes pintados, muebles y joyas de juguete pueden contener plomo, y si son mordidos o tragados pueden causar envenenamiento. También puede filtrarse el plomo a alimentos o líquidos almacenados o servidos en envases metálicos no protegidos o de cerámica vidriada con plomo.

  • Agua potable: las tuberías y accesorios que contienen plomo pueden corroerse con el tiempo. El plomo puede entrar al agua potable, especialmente cuando el agua tiene una alta acidez y bajo contenido de minerales, ya que es más corrosiva.
    No solo las tuberías de plomo suponen un riesgo, sino que también el latón o cromado de las llaves y los accesorios con soldadura de plomo, pueden facilitar que entren en el agua cantidades significativas de plomo, especialmente en el agua caliente.
    Las tuberías de plomo dejaron de colocarse en 1980. Sin embargo, buena parte de los inmuebles antiguos cuentan aún con esta instalación.

   EFECTOS SOBRE LA SALUD

Demasiado plomo en el organismo humano puede causar graves daños al cerebro, riñón, sistema nervioso y glóbulos rojos.

Los niños, bebés y fetos parecen ser más vulnerables a la intoxicación con plomo (denominada, saturnismo o plumbosis). Una dosis de plomo que puede tener pocas consecuencias en un adulto puede afectar mucho al organismo de un cuerpo pequeño. También, los niños absorben más rápidamente el plomo que ingieren. El desarrollo mental y físico de un niño puede sufrir daños incorregibles al ser expuestos al plomo. En bebés, cuya dieta consiste de líquidos hechos con agua, el plomo en el agua potable que consumen es la mayor fuente de este metal (del 40 al 60 por ciento).

  REGLAMENTACIÓN

Real Decreto 140/2003 de 7 de febrero , por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Ministerio de Sanidad y Consumo.

En la Disposición transitoria primera dicta que: antes del 1 de enero 2012 se llevarán a cabo las reformas y adaptaciones necesarias en las redes de distribución públicas o privadas y las instalaciones interiores de edificios públicos y establecimientos con actividad pública o comercial.

Los límites paramétricos de plomo en el agua de consumo humano son:

  • De 01-01-2004 al 30-12-2013: hasta 25 µg/l

  • A partir del 01-01-2014 en adelante: hasta 10 µg/l

Por tanto, actualmente se considera que a partir de 25 µg/l es calificada el agua como NO APTA para su consumo.

   ALGUNOS CONSEJOS

Para reducir la exposición al polvo de plomo, es especialmente importante mantener todas las superficies pintadas en buenas condiciones, y limpiar con frecuencia el polvo.

Evita desconchar la pintura si desconoces si contiene plomo. La pintura con plomo debe ser quitada utilizando las técnicas de rehabilitación y protección adecuadas para reducir el riesgo de intoxicación y minimizar la propagación de plomo en los locales. Conten el área de trabajo y limpia después de la operación.

Limpia regularmente los juquetes de los niños y haz que se laven las manos, especialmente después de jugar al aire libre.

Para evitar la introducción de los suelos contaminados en la vivienda, pon felpudos en las entradas y quítate los zapatos antes de entrar.

Sustituye las tuberías o accesorios de plomo por otros aptos para aguas de consumo. Mientras tanto:

antes de beber el agua, déjala correr: si el agua de algún grifo en particular no se ha utilizado durante seis horas o más, deja correr el agua fría hasta que ésta salga de la tubería tan fría como sea posible.
Utiliza solamente agua fría para beber, cocinar y, especialmente, para preparar la comida de bebés.

Si trabajas con plomo, no lo lleves a casa: dúchate y cámbiate en el trabajo y lava tu ropa separada.

 

Referencias

Observatoire de la qualité de l'air intérieur
(http://www.oqai.fr/ObsAirInt.aspx?idarchitecture=182)

Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.
(http://www.epa.gov/espanol/saludhispana/plomo.html)

Página de salud pública del Ayuntamiento de Madrid
(http://www.madridsalud.es/temas/plomo_aguas_consumo.php)


La información contenida en este documento es propiedad del Instituto Valenciano de la Edificación, y por tanto todos los derechos están reservados. Sólo está autorizado el uso personal no-comercial.