¿Cuál es el problema?

Respirar es una necesidad vital, por lo que una calidad del aire deficiente perjudica no sólo nuestra salud, sino también el medio ambiente. Es por ello que, la contaminación, tanto en espacios interiores como al aire libre, constituye un grave problema de salud medioambiental en todo el mundo.

A principios de 2014, la Organización Mundial de la Salud estimó que la contaminación del aire era la causa de 7 millones de muertes prematuras en 2012, con 3.7 millones de éstas relacionadas con la pobre calidad del aire exterior. Según un estudio encargado por la Unión Europea (Watkiss, Pye, & Holland, April 2005), sabemos que en Europa fallecen 12 veces más personas por la mala calidad del aire que por accidente de tráfico. Y, según el informe "Air quality in Europe - 2014 report" de la Agencia Europea de Medio Ambiente, la contaminación sigue siendo la primera causa medioambiental de muertes prematuras (450.000) en la Unión Europea, en España, 27.000.

Teniendo en cuenta la percepción ciudadana, según las principales conclusiones del informe de la Comisión Europea (Flash Eurobarometer 360), el 17% de los europeos dicen que sufren de problemas respiratorios, el 87% piensa que las enfermedades respiratorias son un problema serio y el 92% considera que las enfermedades cardiovasculares son un problema grave en su país.

En el interior de los edificios algunos contaminantes del aire proceden del exterior, pero la mayoría se liberan dentro del propio edificio. Tradicionalmente, la aireación de los edificios se producía de forma natural, generalmente por la falta de estanquidad de las construcciones. Hoy en día, el aislamiento térmico y acústico de los edificios es mucho más eficaz, y la falta de ventilación favorece la acumulación de olores, humedad, y contaminantes.

¿Cuáles son las causas?



En las ciudades existe una evidente relación entre la contaminación por tráfico y salud.


El tráfico es una fuente muy importante de contaminación atmosférica tanto cerca de las vías de tráfico como lejos de ellas. Millones de personas que viven, viajan diariamente al trabajo, circulan en bicicleta, o pasean están expuestas a estas emisiones directas. La población también se ve afectada por los contaminantes secundarios formados a partir de las emisiones del tráfico. (Querol, y otros, 1ª Edición diciembre 2006).

Además, hay varias razones para centrarse en la contaminación atmosférica debida al tráfico:

  1. La tendencia general, a pesar de la crisis, es que el número de vehículos y los kilómetros conducidos aumenten.

  2. A pesar del progreso tecnológico, los gases de combustión generados por el tráfico continúan conteniendo cientos de contaminantes tóxicos.

  3. Los contaminantes del tráfico son habitualmente emitidos muy cerca de dónde las personas andan, conducen y viven. Esto difiere de las emisiones de industrias o centrales eléctricas, que normalmente emiten contaminantes por chimeneas altas o instalaciones en las afueras de las ciudades. Así, la contaminación del tráfico nos afecta a todos muy de cerca y cada día.

  4. Muchos de los estudios relacionando contaminación atmosférica y efectos en salud han sido llevados a cabo en áreas donde el tráfico es la única y más importante fuente de contaminación atmosférica (por ejemplo en Los Ángeles). Esto demuestra la importancia de la relación entre tráfico y efectos en salud.

  5. Muchos de los contaminantes emitidos por los motores son modificados en la atmósfera y forman nuevos contaminantes muy tóxicos (por ejemplo el ozono y partículas) lejos del lugar de emisión que pueden ser las calles, autopistas, etc. afectando así toda la población de una ciudad.

  6. Y por último, y no por ello de menos importancia, gracias a una nueva generación de proyectos, existen nuevas evidencias que muestran los efectos directos del tráfico en la salud.

En el interior de los edificios, cuando limpiamos, cocinamos o producimos calor estamos empobreciendo el aire que respiramos; el mobiliario y los materiales de construcción también pueden emitir contaminantes; la humedad y los microorganismos pueden causar todo tipo de erupciones y alergias. Cuando un ambiente no está aireado adecuadamente, los contaminantes se pueden acumular en el aire interior y perjudicar nuestra salud.

¿Qué efectos tiene sobre la salud?

Efectos a corto y largo plazo

"Como lo han mostrado numerosos estudios, la contaminación atmosférica a escala urbana así como también los contaminantes altamente concentrados a lo largo de las calles influyen negativamente en la salud de niños y adultos.
Los efectos más relevantes a corto plazo son la irritación de los ojos, nariz y garganta, infecciones respiratorias, ataques de asma, ataques del corazón y cerebral así como cambios peligrosos en el bombeo del corazón, pudiendo llevar a una muerte prematura. Los efectos importantes en la salud a largo plazo incluyen un desarrollo pulmonar más lento en niños, enfermedades respiratorias crónicas, cáncer de pulmón, enfermedades del corazón e incluso el daño potencial al cerebro y otros órganos.
Si bien toda la población está expuesta a la contaminación del aire, no toda ella se ve afectada de la misma manera. Algunos individuos son mucho más sensibles a ciertos contaminantes que otros".
(Querol, y otros, 1ª Edición diciembre 2006).

Los grupos de población más afectados son las personas de avanzada edad, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas.

Efectos en niños y ancianos

Es por ello que cabe destacar que los niños son uno de los grupos de población más sensibles y existe evidencia de que una alta contaminación del aire puede afectar incluso a su rendimiento escolar diario, exacerbando las enfermedades respiratorias, la fatiga, el absentismo y los problemas de atención. La contaminación tiene un impacto significativo en el aprendizaje de los niños y niñas, de hecho, un estudio reciente del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), publicado en la revista médica PLOS Medicine, indica que los niños que van a escuelas en zonas de mucho tráfico de vehículos muestran un menor desarrollo cognitivo porque la exposición al aire contaminado la frena. El deterioro de las funciones cognitivas tiene consecuencias para el rendimiento escolar. Además, investigadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), han realizado un estudio en el que cuantifican las consecuencias negativas de la polución en el aprendizaje de los niños en Chile. En concreto, el trabajo indica que los niveles más altos de PM10 (partículas sólidas o líquidas de hasta 10 micras de tamaño) y de ozono están claramente asociados a peores resultados en los exámenes. Además, la incidencia del NO2 en la salud infantil, esta ya suficientemente demostrada, favoreciendo el desarrollo del asma y empeorando la morbilidad de la atopia o el asma existente (Peters et al., 1999; Shima et al., 2002), y sobre el desarrollo fetal por la exposición de mujeres embarazadas a elevadas concentraciones de forma prolongada (proyecto INMA).

En cuanto a los adultos de mediana edad y ancianos, una nueva investigación publicada en el número del mes de mayo 2015 de la revista médica Stroke indica que la exposición a largo plazo a ambientes con aire contaminado causa también daños a las estructuras del cerebro y afecta la función cognitiva. Dicha investigación está dirigida por científicos del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston (Estados Unidos) y de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

¿Cómo podemos mejorarlo?

En el ámbito de la contaminación urbana, varios ejemplos en Europa y los Estados Unidos han mostrado que mejoras sostenidas en la calidad del aire conducen a grandes beneficios para la salud. Es por ello que, tomando una perspectiva que vaya de lo general a lo particular, podría decirse que a escala más global, con medidas políticas obtendríamos beneficios secundarios: se debería crear conciencia ciudadana y sensibilizar a los gobiernos sobre nuevas formas de edificar y planificar el crecimiento de la ciudad.

En el ámbito de la contaminación interior, en España existe legislación aplicable para edificios de viviendas (CTE Parte I Exigencia básica HS 3: Calidad del aire interior) y para locales de otro tipo (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificio (RITE), el cual además exige el cumplimiento de la UNE 171330 en instalaciones con más de 70Kw).
Pero aprobar leyes no es la única manera de mejorar la calidad del aire que respiramos; todos podemos tomar medidas para controlar y reducir las partículas en suspensión y los productos químicos en los espacios interiores. Pequeñas acciones, como ventilar los espacios cerrados, pueden ayudar a mejorar la calidad del aire a nuestro alrededor. Sin embargo, algunas acciones bien intencionadas pueden resultar contraproducentes. Lebret propone lo siguiente: «Deberíamos ventilar, pero no ventilar excesivamente, puesto que ello supone una considerable pérdida de energía, que requiere más calefacción y provoca un mayor consumo de combustibles fósiles, y por consiguiente una mayor contaminación atmosférica. Se trata de hacer un uso más sensato de nuestros recursos en general» (Agencia Europea de Medio Ambiente, 2013).

Sensibilación de los gobiernos

Un nuevo estudio del proyecto europeo "European Study of Cohorts of Air Pollution Effects (ESCAPE)" demuestra la importancia de educar sobre el aire limpio y los efectos negativos de la contaminación del aire. Así pues, el profesor Peter Barnes, presidente del European Respiratory Society, indica la necesidad de tomar medidas urgentes para hacer frente a la contaminación del aire en Europa. Es crucial que los responsables políticos en Europa tomen nota de las conclusiones del estudio y actualicen las directrices de los Estados Miembro para cumplir los estándares de calidad del aire recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Así se aseguraría por igual la salud de todos los ciudadanos en todo el continente.

Como consecuencia, las políticas destinadas a reducir la contaminación del aire beneficiarían no solo a unas mejores condiciones de salud, en general, sino que al mismo tiempo producirían efectos positivos indirectos en la formación del capital humano del país. También se reducirían los costes tanto en los sistemas de salud como en las empresas por las bajas laborales. Además, tomar medidas para reducir la polución en los municipios más contaminados representaría mejoras en el rendimiento escolar y de trabajadores.

Planificación urbana

Existen diversas soluciones (tanto tecnológicas como no tecnológicas) para reducir la contaminación causada por el tráfico, dado su papel dominante como fuente de contaminación atmosférica. Por un lado, el uso de vehículos más limpios (coches, motocicletas, camiones, autobuses) y, por otro lado, mejorar las infraestructuras o modificar los hábitos de movilidad de personas y mercancías, sobre todo en los entornos urbanos.

Así pues, en el ámbito de la edificación, del urbanismo y su gestión, se podría plantear la planificación del territorio, las infraestructuras, el transporte, la política de impuestos y la logística urbana de manera que se reduzcan de manera significativa las emisiones del tráfico rodado. Estas estrategias o planes requieren la implicación de muchos sectores de la administración pública, sector privado, políticos, asociaciones y ciudadanos en general para que sean realmente posibles y efectivas.

De esta forma, la planificación urbana puede ayudar a proteger a los colectivos sociales más vulnerables a los efectos de la contaminación atmosférica. La ubicación de los centros educativos, centros de salud y las residencias y centros de día para la tercer edad, debe estar lo más alejada posible de vías de comunicación con elevadas intensidades de tráfico, ya que diversas investigaciones han demostrado un incremento en el riesgo de padecer enfermedades cardio-respiratorias e incluso en el riesgo de muerte, por la cercanía a este tipo de infraestructuras.

Concienciación ciudadana

Según el Flash Eurobarometer 360 "Attitudes of europeans towards air quality" casi seis de cada diez europeos no se sienten informados sobre la calidad del aire en su país (59%). Y el 40% de los españoles encuestados considera que, entre los métodos más eficaces para afrontar los problemas relativos a la calidad del aire, está el proporcionar más información a las personas acerca de las consecuencias para la salud y para el medioambiente de la contaminación atmosférica.
Así pues, debemos considerar la concienciación ciudadana como un elemento clave para lograr la mejora en la calidad del aire, como por ejemplo el desarrollo de actividades de información y sensibilización para fomentar el cambio de hábitos y prácticas cotidianas.

Otras de las acciones a tomar serían las campañas de educación en los centros escolares, por un lado la concienciación ciudadana (fundamentalmente de niños, niñas y jóvenes) pretende acercar las reivindicaciones de la calidad del aire a la sociedad en general y a los responsables políticos, y llamar su atención sobre la necesidad de hacer real el derecho a un aire limpio. Por otro lado, la educación en sí de los alumnos para que conozcan la problemática general y sean conscientes de qué acciones pueden realizar a nivel particular.

Actuaciones que se están llevando a cabo

Por un lado, las competencias sobre la medición de la calidad del aire y sobre el control de emisiones a la atmósfera, se ejercen por las comunidades autónomas o por las entidades locales. Estas administraciones públicas deben adoptar planes de actuación para reducir los niveles en las zonas y aglomeraciones en las que los niveles de uno o más de los contaminantes regulados superen los valores legales. Por eso, las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales son los organismos responsables de elaborar los planes de mejora de la calidad del aire. Independientemente de lo anterior, la Administración General del Estado debe elaborar planes nacionales de mejora de la calidad del aire para aquellos contaminantes en que se observe comportamientos similares en cuanto a fuentes, dispersión y niveles en varias zonas o aglomeraciones.

Por otro lado, existen otras iniciativas no reglamentarias cuyo fin es obtener una mejora de la calidad del aire. Así pues, el IVE participa en el proyecto europeo Gouv’airnance para la calidad del aire en las ciudades del Mediterráneo.

La presente página web representa el Proyecto Piloto Territorial para la ciudad de Valencia. Así mismo, el Proyecto Piloto Territorial constituye en cada una de las regiones asociadas el resultado / la finalización del proyecto Gouv’airnance; se trata de acciones experimentales que retoman las herramientas de ayuda a la decisión y las herramientas de información desarrolladas en el marco de la Plataforma Territorial y que están dirigidas a la mejora de la calidad del aire. Así pues, la presente página web está concebida como el desarrollo de acciones de comunicación y sensibilización de los representantes políticos territoriales y de los ciudadanos.


PROYECTO GOUV'AIRNANCE (Gouvernance de la qualité de l'air dans les villes méditerranéennes)

Gouv'airnance es un proyecto de cooperación territorial que aspira a mejorar las herramientas para la gestión de la información sobre la calidad del aire urbano en distintas áreas del Mediterráneo, con vistas a facilitar tanto la toma de decisiones por los órganos competentes de las administraciones, como la de los propios ciudadanos.

El proyecto propone el diseño de un observatorio sobre la calidad del aire en las ciudades e información sobre sus efectos en la salud de los ciudadanos. Para ello analizará la información disponible en las metrópolis de Tripoli (Líbano), Aqaba (Jordania), Marsella (Francia) y Valencia (España). Así mismo, analizará las posibilidades de la integración de medidas de reducción de las emisiones como dimensión esencial de una planificación urbana sostenible, y de la relación calidad de aire exterior e interior de los edificios y sus efectos sobre el bienestar de los usuarios, en especial sobre todo de las poblaciones sensibles. Para ello el Instituto Valenciano de la Edificación colabora en el marco del proyecto con el grupo de investigación Polibienestar de la Universidad de Valencia, especialistas en el ámbito de la salud.

Los cuatro territorios analizados comparten condiciones similares en cuanto a crecimiento urbano y la concentración de actividades económicas alrededor de los polos metropolitanos, que les ha llevado a un incremento de las fuentes de emisiones de contaminantes atmosféricos. Además, el clima mediterráneo constituye un factor agravante: la escasez de precipitaciones, las altas temperaturas, los fuertes rayos UV asociados con la fuerte insolación, las emisiones antrópicas costeras, son condiciones que propician la contaminación fotoquímica y de partículas.

El procedimiento común se basa en diagnósticos territoriales, con nuevas mediciones, la creación de una plataforma de información territorial y la elaboración de herramientas de ayuda a la toma de decisiones. Además el proyecto permitirá la puesta en marcha de dispositivos piloto para la información a las poblaciones sensibles.

Este ambicioso proyecto, que comenzó el 25 de enero de 2012, se enmarca en el programa de cooperación transfronterizo en el Mediterráneo del IEVP, y cuenta con financiación de la Comisión Europea.

• Una Gobernanza participativa

El proyecto GOUV’AIRNANCE busca favorecer una innovación técnica e institucional contextualizada, es decir anclada en las necesidades concretas que nacen en cada contexto. Las actividades puestas en marcha en cada territorio deberán estar construidas por los diferentes actores locales, nacionales e internaciones afectados por la calidad del aire en los territorios asociados.

GOUV’AIRNANCE se comprende como aproximación territorial del desarrollo y como modelo de gobernanza participativa y multinivel.

La primera fase del proyecto busca la puesta en marcha de la gobernanza transnacional y territorial del proyecto. En el plano territorial, el objetivo de las actividades del año 2012 es la preparación y la puesta en marcha de observatorios territoriales aire-clima-energía en cada uno de los 4 territorios.

Estos observatorios se basan en los 3 componentes siguientes:

  1. Un Comité de Seguimiento Territorial (CST) : esta instancia pluralista reúne, en cada territorio, a los principales actores competentes y afectados en materia de calidad del aire del territorio;

  2. Un Diagnóstico Territorial de la calidad del aire: este documento co-elaborado por los actores del territorio (con la información y conclusiones extraídas de las reuniones del CST) constituyen un análisis de la calidad del aire y de su gobernanza territorial, permitiendo la identificación de las condiciones para el refuerzo del dispositivo territorial de vigilancia de la calidad del aire exterior e interior de los edificios.

  3. Un dispositivo de medición de la calidad: los medios existentes en el territorio en materia de medición, de urbanismo, edificación y acciones para la calidad del aire podrán ser completados con la puesta en marcha de campañas de medición complementarias.

• Los Comités de Seguimiento Territoriales (CST)

Los CST son, para cada territorio, el lugar de pilotaje y de concertación que garantizan una aproximación transversal de los retos relativos a la calidad del aire.

Activos a lo largo de todo el proyecto, el CST reúne a todos los "portadores de retos" (stakeholders) que trabajan en la cuestión de la calidad del aire. Estos "portadores" acompañarán a las actividades del proyecto en cada uno de los territorios a lo largo de 3,5 años (42 meses) y en cada una de las diferentes fases del plan de acción:

  1. Elaboración de diagnósticos territoriales

  2. Refuerzo de los dispositivos de vigilancia

  3. Puesta en marcha de una plataforma de información y de ayuda a la toma de decisiones

  4. Puesta en marcha y seguimiento de los proyectos piloto territoriales.

En cada una de estas etapas, el CST constituye un lugar de consulta y de diálogo así como de preparación de las decisiones importantes como aquellas relativas a los equipamientos e infraestructuras necesarias y a las campañas de medición complementarias, necesarias para el refuerzo del dispositivo de vigilancia de la calidad del aire (así como la definición de sus pliegos de condiciones).

En el caso de Valencia, el CST está compuesto por representantes de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio Y Medio Ambiente (GVA), Conselleria de Sanidad (GVA), Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, Universidad de Valencia, Instituto Cartográfico Valenciano, Ayuntamiento de Valencia, Ayuntamiento de Paterna, Autoridad Portuaria de Valencia, Instituto Universitario Polibienestar y del Instituto Valenciano de la Edificación.


Para más información se puede visitar la página web del proyecto:
http://www.gouvairnance.eu

REFERENCIAS

Agencia Europea de Medio Ambiente. (2013). SEÑALES DE LA AEMA 2013. 
Cada vez que respiramos. Mejorar la calidad del aire en Europa.
Luxemburgo: Oficina de Publicaciones de la Unión Europea.

Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural. (Abril 2013 ).
PLAN NACIONAL DE CALIDAD DEL AIRE Y PROTECCIÓN DE LA ATMÓSFERA 2013-2016. Plan AIRE.
Subdirección General de Calidad del Aire y Medio Ambiente Industrial.

EFE. (3 de Marzo de 2015). ABC.es. Recuperado el 1 de Abril de 2015, de
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1806662

Elcacho, J. (27 de abril de 2015). Vivir en zonas con contaminación atmosférica envejece el cerebro.
Recuperado el 28 de abril de 2015, de lavanguardia.com/natural/:
http://www.lavanguardia.com/natural/20150427/54430871483/polucion-contaminacion-aire-causa-envejecimiento-cerebro.html

http://politica.elpais.com/politica/2014/11/24/actualidad/1416854702_820394.html. (s.f.).
Recuperado el 25 de noviembre de 2014

Marta Morales, I., Blanco Acevedo, V., & García Nieto, A. (diciembre de 2010). Comunidad de Madrid.
Recuperado el 11 de 12 de 2014, de CALIDAD del AIRE INTERIOR en edificios de uso público:
http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-disposition&blobheadername2=cadena&blobheadervalue1=filename%3DPDF_baja_aire_impresion_Dir_Gral_1_julio_2011.pdf&blobheadervalue2=language%3Des%26site%

Miller, S. J. (2014). LACEA.
Recuperado el 12 de 11 de 2014, de
http://lacer.lacea.org/handle/123456789/12571

Querol, X., Alastuey, A., Moreno, T., Viana, M., Casanova Kindelán, J., Pérez, L., y otros. (1ª Edición diciembre 2006).
Calidad del aire urbano, salud y tráfico rodado.
Instituto de Ciencias de la Tierra "Jaume Almera", CSIC. Barcelona,: Fundación Gas Natural

(s.f.). Salud y Sostenibilidad: Efectos de la calidad del aire urbano.
Madrid: Fundación Mapfre.

Swiss TPH. (s.f.).
Recuperado el 17 de 11 de 2014, de
http://www.swisstph.ch/news/news/new-study-reveals-strong-link-between-higher-levels-of-pollution-and-lung-health-of-european-citizen.html

TNS Political & Social . (January 2013). Flash Eurobarometer 360. ATTITUDES OF EUROPEANS TOWARDS AIR QUALITY.
Recuperado el 3 de Febrero de 2015, de EUROPEAN COMMISSION:
http://ec.europa.eu/public_opinion/flash/fl_360_en.pdf

Watkiss, P., Pye, S., & Holland, M. (April 2005). CAFE CBA: Baseline Analysis 2000 to 2020.
Service Contract for Carrying out Cost-Benefit Analysis of Air Quality Related Issues, in particular in the Clean Air for Europe (CAFE) Programme.