Calidad del aire exterior

La atmósfera terrestre


La atmósfera es la capa gaseosa que envuelve la tierra y que se mantiene unida al planeta por la fuerza de la gravedad. Entre sus funciones más importantes cabe destacar que provee a los seres vivos de gases imprescindibles para la vida, forma parte del ciclo hidrológico, nos sirve de protección frente a los rayos cósmicos y distribuye la energía del sol por toda la Tierra.


La atmósfera está formada por varias capas que se distinguen unas de otras por el comportamiento de la temperatura en función de la altitud. Las capas más importantes para el análisis de la contaminación atmosférica son las dos cercanas a la Tierra:

Fuente: http://www.citma.gva.es/web/calidad-ambiental/la-atmosfera-y-sus-capas

• La troposfera: hasta 8 km en los polos y alrededor de 15 km en el ecuador.
Es la capa más cercana a la superficie terrestre, donde se desarrolla la vida y ocurren la mayoría de los fenómenos meteorológicos.

• La estratosfera: entre los 12 km y los 50 km de altura.
Los gases se encuentran separados formando capas de acuerdo a su peso.
Una de ellas es la capa de ozono que protege a la Tierra del exceso de rayos ultravioleta provenientes del Sol.
Las cantidades de oxígeno y anhídrido carbónico son casi nulas y aumenta la proporción de hidrógeno. Actúa como regulador de la temperatura.

El aire que respiramos


Casi la totalidad del aire (un 97%) se encuentra a menos de 30 km de altura, encontrándose más del 75 % en la troposfera.


Por volumen está compuesto, aproximadamente, por:

Fuente: http://www.citma.gva.es/web/calidad-ambiental/la-atmosfera-y-sus-capas

• 78 % de nitrógeno (N²)

• 21 % de oxígeno (O²)

• 1 % de gases varios
- 0,035% de dióxido de carbono (CO²)
- 0,93% de gases inertes, como argón y neón.

Contaminación atmosférica


La definición más común es la contemplada en la ley de contaminación atmosférica (Directiva 84/360/CEE del Consejo, de 28 de junio de 1984, relativa a la lucha contra la contaminación atmosférica procedente de las instalaciones industriales): "La introducción en la atmósfera, por el hombre, directa o indirectamente, de sustancias o de energía que tengan una acción nociva de tal naturaleza que ponga en peligro la salud del hombre, que cause daños a los recursos biológicos y a los ecosistemas, que deteriore los bienes materiales y que dañe o perjudique las actividades recreativas y otras utilizaciones legítimas del medio ambiente".

Contaminante

Toda sustancia presente en el aire ambiente que pueda tener efectos nocivos para la salud humana y el medio ambiente en su conjunto.

Valor límite

Nivel fijado con arreglo a conocimientos científicos con el fin de evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos para la salud humana y el medio ambiente, que debe alcanzarse en un período determinado y no superarse una vez alcanzado.

Origen de los contaminantes

Por emisión se entiende la totalidad de sustancias que pasan a la atmósfera tras abandonar las fuentes de las que proceden.

Producida la emisión, los compuestos se distribuyen por la atmósfera según un proceso de difusión que depende de:

  • las características específicas del contaminante: velocidad de salida del foco emisor, temperatura, peso, densidad, etc.; y

  • factores meteorológicos: velocidad y dirección del viento, gradiente vertical de temperaturas, humedad, radiación solar, etc.

Fuentes emisoras

Los contaminantes presentes en la atmósfera proceden de dos tipos de fuentes emisoras bien diferenciadas: las naturales y las antropogénicas.

Fuente: http://www.citma.gva.es/web/calidad-ambiental/la-contaminacion-atmosferica

Se denominan fuentes naturales a los procesos propios de la naturaleza, tales como erupciones volcánicas, la actividad biológica de microorganismos, los huracanes, tornados, incendios naturales, etc.
Se producen grandes cantidades de sustancias a partir de fuentes naturales, ya sean de tipo biológico, volcánico o geológico.

Las fuentes antropogénicas son debidas a la actividad humana, originándose las principales emisiones por combustión de combustibles fósiles, procesos industriales, tratamientos y eliminación de residuos, etc.

Inversión térmica

Normalmente la temperatura en la atmósfera disminuye con respecto a la altitud, es decir, las capas cercanas a la superficie son más tibias que las que se encuentran más lejos de ella, este comportamiento aumenta el mezclado y dilución de los contaminantes presentes en ella.

En la base de la atmósfera puede ocurrir que el gradiente de temperaturas se invierta: el suelo, y la capa de aire justo por encima, se han enfriado durante la noche más rápido que la capa de aire por encima de ellos. El aire frío de debajo está bloqueado por el aire caliente situado por encima. Los contaminantes no se pueden dispersar en la atmósfera, se encuentran atrapados por la capa de aire caliente que actúa como una cubierta que impide el movimiento del aire contaminante hacia arriba y por lo tanto se estanca. Esto provoca un aumento progresivo de la concentración de los contaminantes a niveles que pueden ser nocivos para la salud humana y para los ecosistemas.

Este fenómeno de "inversión térmica" es común en invierno y se trata un proceso totalmente natural. Sin embargo, es de suma utilidad predecir cuándo habrá una inversión térmica con la finalidad de alertar a la población y tomar medidas para proteger su salud.

Isla de calor urbana

Las zonas urbanas son generalmente más cálidas que su entorno rural, un fenómeno conocido como el "efecto de isla de calor".

Fuente: http://www.epa.gov/heatisland/resources/pdf/ SmartgrowthSpanish.pdf

A medida que se desarrollan las ciudades, se pierde más vegetación y hay más superficies pavimentadas o cubiertas de edificios. El cambio en la cobertura del suelo da lugar a menos sombra y humedad para que las zonas urbanas se enfríen. En las zonas edificadas también se evapora menos agua, lo que contribuye a que las temperaturas de la superficie y del aire sean elevadas. Las propiedades de los materiales urbanos, en particular la reflectancia solar, la emisividad térmica y el calor específico, también influyen en el desarrollo de las islas de calor urbanas, ya que determinan cómo se refleja la energía del sol, la emite y la absorbe.

En general, en el verano las islas de calor pueden afectar a las comunidades mediante el aumento del pico de demanda de energía en verano (aumenta la demanda de aire acondicionado), las emisiones de contaminantes del aire y gases de efecto invernadero. También aumentan la incidencia de enfermedades y la mortalidad relacionada con el calor, y la calidad del agua.

- Impacto sobre la calidad del aire exterior

¿Qué contaminantes y qué efectos?

Conoce los principales contaminantes presentes en el medio ambiente. En las siguientes fichas encontrarás información sobre sus fuentes de emisión, los efectos sobre la salud, el medio ambiente, su reglamentación y consejos prácticos.